Skip to content

¿Por qué es tan necesario un protector para sobretensiones?

Uno de los principales problemas que suelen aparecer en las instalaciones eléctricas tienen que ver con las sobretensiones, que surgen cuando la red soporta unos niveles de tensión superiores a los requeridos. Independientemente del tipo de instalación que tengas pueden aparecer las sobrecargas de tensión.

Normalmente suelen ser subidas de tensión de corta duración, más conocidas como sobretensiones transitorias, que aunque por lo general no suelen producir problemas excesivamente serios en los aparatos conectados, sí que se debería buscar alguna solución, ya que en caso de que dichas subidas de tensión fueran demasiado fuertes, los efectos podrían ser realmente graves.

Aquí es donde entran en juego los protectores de sobretensiones, que son la mejor opción para tratar de evitar que se produzca una sobretensión que pudiese afectar tanto a la instalación como a los aparatos conectados. Estos protectores se suelen contar con diferentes varistores conectados de forma paralela, además de otros elementos como posibles fusibles o descargadores de gas. Los varistores cuentan con unos niveles de tensión superiores a los de la red, por lo que cuando se produce una subida de tensión, se encargan de conducir a la corriente.

¿Cómo funcionan los protectores de sobretensiones?

Los protectores de sobretensiones protegen a las instalaciones eléctricas de esos picos de tensión elevados que suelen darse y que pueden afectar a los diferentes aparatos conectados. Además de esto, los protectores también protegen a la instalación de posibles golpes o caídas.

Aunque hay que tener en cuenta que estos protectores cuentan con una capacidad limitada a la hora de conducir la corriente, por lo que cuando sufren un desgaste demasiado elevado es fundamental cambiarlos para que no surja ningún problema.

Es importante conseguir monitorizar y ser consciente del estado de desgaste, y para ello hay que prestar atención a los indicadores luminosos que disponen los protectores, que se encargan de informar del estado de la vida útil. Muchos equipos disponen de una serie de cartuchos desmontables, por lo que en estos casos no haría falta desmontarlos en su totalidad, pues sería suficiente con cambiar los varistores correspondientes.

La capacidad de la que disponen los varistores a la hora de conseguir absorber la energía que se genera en las sobretensiones se mide en julios (J), y ésta nos ayuda a conseguir comparar entre diferentes tipos de equipos.

Sobretensiones permanentes

En el caso de las sobretensiones permanentes hay que ser conscientes de que los varistores no producen ningún efecto, ya que únicamente se encargan de disparar el interruptor. La solución está en conseguir disfrutar de una intensidad mínima que consiga desaparecer en el momento en el que el interruptor se haya desconectado.

En este caso el interruptor podría ser electromagnético, contando en tan solo un dispositivo con tres tipos diferentes de protección: protecciones contra cortocircuitos, contra sobreintensidades y contra sobretensiones. La clave está en conseguir montar dicha protección en instalaciones que no disponen de un espacio demasiado amplio en el cuadro eléctrico.

De modo que ya lo sabes, si quieres proteger a tu instalación eléctrica de posibles sobretensiones, hazte con un protector y olvídate de todos los problemas.

The following two tabs change content below.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies